jueves, septiembre 29, 2005

Gelatina: resultados imprevisibles

Os pongo en antecedentes por si no habéis leído el post anterior:

* 4,680 Kg. de Gelatina



* Dos estómagos


  • Mi hermano y yo


  • * Un almuerzo cualquiera



    Bien, la idea era ver si el ser humano puede comer gelatina de igual modo que respira, sin límite en el kilometraje. Pensábamos que era imposible hartarse de comer gelatina, no sólo en el campo psicológico, sino sobre todo en el orgánico.

    Bien, el empirismo nos ha revelado que:

    1-. La gelatina no se deshace instantáneamente en el estómago como creíamos, no va directamente al Colon.
    2-. El límite humano comiendo gelatina viene delimitado por la capacidad estomacal.
    3-. A pesar de los colorantes, la orina no se tiñe con colores divertidos.

    Teniendo en cuenta ésto, tanto mi hermanito como yo tuvimos espacio para la mitad de la compra, ésto son 1,170Kg por barba.

    Sí, ya sé que es una mariconada, pero mi desayuno de lomo metío en manteca me restó puntos. A mi hermano lo paró que, al acabar mi padre de almorzar e irse, metió la cabeza en una montaña de gelatina y comenzó a sorberla... su problema llegó cuando en vez de comer la gelatina la respiró, con las consecuentes arcadas y lágrimas gelatinizadas. Una pena de muchacho...

    A pesar de todo, las conclusiones contrastadas son que:

    1-. No cabe todo lo que se engulla, no, hay límites.
    2-. Un almuerzo cuesta 1,24 Euros (costes de preparación no incluídos).
    3-. La gelatina es el peor postre que se ha inventado, es insípido y desagradable.
    4-. Tengo en la nevera 2,340Kg de gelatina. Si alguien viene pidiendo a mi casa se llevará un abundante trozo de postre en la mano.

    Es el turno de ruegos y preguntas.

    Comentarios:
    ¡Ya os vale! Anda, pobre de tu hermano...

    ¿Le habéis cogido asco a la gelatina?

    ¿Si os invito a casa y os ofrezco gelatina me pegaríais?

    ¿A cuántos carrachos equivale el kilo y pico que os comistéis cada uno?

    ¿Eran de limón, fresa, frambuesa, naranja? Es que no reconozco a los otros ^^

    Respecto a lo de la orina.... me lo imaginaba. Creo que son sólo los espárragos los uqe le cambian el olor... xDDD
     
    Responderé con gusto tus preguntas:

    1-. ¿Asco? Pues bastante... aunque a mí nunca me gustó mucho, la verdad. Lo hice en pos del conocimiento humano.

    2-. No le pegaría a alguien por eso, y si me invitas ya encontraría por mi cuenta algo comible en la nevera.

    3-. ¿Carrachos? ¿Dices Cacharros? Mmm... nos comimos todos menos el de limón y el de frambuesa.

    4-. Limón x2, Frambuesa x2, Naranja x2, Piña x1 y Fresa x1. No recuerdo si había más sabores en el Metadona.
     
    ^^

    Ya me ha quedado todo claro. ¿Os comistéis casi todo? ¡qué estómago! Yo me hubiera muerto de indigestión...
     
    Jejeje, hombre, yo lo sabía. Más que nada porque he comido varias veces gelatina y me he terminado quedando harta. Lo del color sí que quería saberlo, porque según me contó un amigo una vez, su hermana un día se atiborró tanto de pastelitos pantera rosa que al final le salió la orina rosa. O al menos eso cuenta él. Besos

    P.D.: Soy Patri, Lady shadowcat, amos. Pongo anónimo porque no estoy en mi (vamos a poner ordenador) y no recuero mi contraseña. Pssss
     
    Publicar un comentario

    Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]





    << Página principal

    This page is powered by Blogger. Isn't yours?

    Suscribirse a Entradas [Atom]