miércoles, mayo 02, 2007

Crónica de Bélgica, el primer viaje con Sandra

Buenas!

Como os digo, internet es un bien escaso para mi al que tengo poco acceso... blablabla. Al grano.

Pedí libres en el curro el dia 13, 14 y 15 de este mes, a saber, viernes, sábado y domingo. La idea es que prometí a mis amigos belgas que volvería a Bélgica para verles actuar en el Thilafest. Imaginad la cara que me puso mi jefa cuando al empezar a trabajar le dije que necesitaba esos tres días, así como el día de mi cumpleaños... la muy puta. En fin...

Puse a Sandra al tanto de mis planes, la invité y se vino encantada, no había estado nunca en Bélgica a pesar de haber vivido por aquí dos años y medio... tsk, tsk.

Pues bien, ella buscó un coche compartido hasta Aachen, y a mediodía del viernes tiramos para allá con dos chicas alemanas. Tardamos sólo dos horas, recordaba el viaje en tren más largo... quizás sea por el trasbordo en Colonia, no sé. La cosa es que le dimos diez euros por barba a la chica y en la estación nos dieron una hora de espera hasta Bruselas Sur, así que como mi niña no había estado en Aachen pues nos dirigimos al centro a que lo viese un poco.

Por mi cabeza pasaba llamar a Stefan para decirle dónde estaba y acojonarle un poco con una falsa visita sorpresa, y aún me cabía la esperanza de ver a Nati por casualidad, pero bueno, como esta chica viaja tanto (pensé) no la veré ni por esas. Así fue, y lo único que nos dio tiempo fue de hacer un par de fotos, meternos una hamburguesa en la boca y correr de vuelta a la estación de trenes.


Llegamos a la apestosa y maldita estación de Bruselas Sur y Sandra estaba entusiasmada. Le dije que en ese pútrido agujero infernal y francófono no le haría ninguna foto, que no saldríamos a la superficie e iríamos directos a Mechelen, pero insistió y bueno, para contentarla... jejeje

  • Con lo feliz que estaba, como para no hacérsela!

  • Y bien, llegamos a Mechelen y por el camino Johannes me dijo que estaría ensayando hasta las 22h, así que le dije que bueno, que iríamos a echarnos una cervecita antes de pasar por su casa y ya está. La cosa es que llegamos a Mechelen y no veáis el rodeo más tonto que hicimos, en vez de ir directos cogí por otro camino, me metí por sitios desconocidos... ufff, un marrón después de tantas horas de viaje... pero al menos vimos Mechelen de noche con las terrazas llenas de gente aprovechando el buen tiempo. No tengo fotos de noche porque no tengo trípode, y con el pulso que necesita la cámara sería totalmente en vano.

    En el bar quedamos con Johannes, había pasado poco más de un mes desde que nos vimos por última vez, así que pocos cambios en su vida, en la mía notablemente más, así que a cascar todo lo que nos permitió el cansancio. Nos dijo que mañana también estaría liado, que tenía que trasladar el equipo al terreno de los Scouts y tal, así que como ya suele ser un clásico que repito con frecuencia: Ya soy mayorcito, dame una hora y un lugar y ya me busco la vida. El plan era que él tenía que ir al terreno ese a las 15h, que está situado a unos... 7km. más o menos de la casa, por eso Johannes nos insistió en que estuviésemos en la estación de tren poco antes para que nos acercaran.

    ...¿Desde cuándo he hecho yo caso a las advertencias? Juas! Esa misma mañana le quité la responsabilidad de esperarnos y le dije que nos apañaríamos para llegar con algún autobús o algo. Cuando nos duchamos le dije a Sandra: Vine a Bélgica por primera vez hace 6 años, ya no sé la de veces que he estado aquí... y no conozco Amberes. ¿Te molaría ir? No puso pegas, para ella todo era nuevo y bonito, así que dicho y hecho, salimos de la casa de Johannes dirección a la estación. Por el camino compramos fiambre y pan para comer bocatas en plan gitano como tanto nos gusta a Los Brutos... y con un día del carajo que hacía, pasamos por la plaza principal y nos encontramos a toda la ciudad en la calle.

  • Pincha para ver un vídeo. ¿Por qué nadie me ha dicho nunca que me río como un idiota? ¬¬

  • Salimos de toda esa marabunta y cogimos un tren que tardaba lo mismo que hasta Bruselas (20 minutos de nada!!!). Nada más bajar en la estación de Amberes todo cambiaba, es increíble, acojona lo grande que es... no sé si tiene cuatro plantas o cinco. Además se ve que antes era un palacio o algo... ni idea, pero flipa.

  • La calle de la estación, al fondo el edificio.

  • Si Mechelen estaba atestada de gente, Amberes no iba a ser diferente. Las terrazas estaban repletas de gente "aprovechando" los 30 grados a piñón que hacía, y los camareros ofrecían entrar en restaurantes de todo tipo, de TODO tipo (repito porque es ). Me dio un flash y me recordó a la orilla este del Rin a su paso por Düsseldorf, sólo que esta zona de ocio en Amberes se sitúa frente a la misma estación de trenes, todo un lujo para el visitante.

  • Pincha para ampliar la foto en otra ventana.

  • Pincha para ver otra foto con más detalle la escultura sobre el edificio... joder, cómo mola


  • Pincha para ver un vídeo.


  • Dando vueltas por ahí fuimos hasta el canal. Allí hay un castillo muy chulo que según una placa lo defendieron los británicos de los alemanes... aunque como estaba escrita en flamenco entendí pocos detalles de la movida.


    Y después de taaaaaaaantas vueltas bajo el sol y vestidos de negro, nos fuimos de Amberes arrastrándonos con la lengua fuera. Quién diría que en Bélgica en primavera hace calor, ufff... no quiero ni imaginar lo canutas que lo voy a pasar este verano en Spanien.

    Llegamos a Mechelen y después de una peripecia con el autobús nos colamos en el Thilafest. Johannes estaba trabajando atado al grifo de la felicidad junto a su hermana Sophie. Le pillé cerveza y del tiri un sitio para apalancarnos un rato.

  • Ahí tirao.

  • Johannes y Sophie, está preciosa la niña, ya tiene cuerpo y cara de mujer.

  • En El Chiro habían montado una carpa enorme en medio del terreno. Imaginad la carpa de un circo con dos mástiles principales y con lona blanca. El suelo lo habían tapizado con... yo-que-sé, como tiras de mantas verdes, entonces no tenías que sentarte (si querías hacerlo) directamente sobre la hierba.

    Fui saludando a la gente, se sorprendieron que fuese únicamente a ver el Thilafest, pero bueno, por una vez que cumpla alguna promesa no pasa nada malo. Los Brutos me van a matar... y es que estuve hablando con Ellen y su novio, y no se me ocurrió hacerles una foto hasta que fue tarde. Scheisse. De todas formas os digo que ella está igual, IGUAL, vamos, y que él es un catalán mu guay. Johannes, si lees ésto hazme el favor de enviarnos una foto de ellos, anda ;)

    Tocó primero un grupo de chavalillos y luego del tirón The Rambling Boys Of Pleasure. Se divirtieron de lo lindo en el escenario, y el público respondía... bueno, son belgas, son muy parados y eran las siete de la tarde... cantaban y todo eso, pero yo no paraba de cantar, gritar y saltar. Lo pasé de nuevo de maravilla ;) Os cuelgo unas fotos.

  • Lori y Mungo

  • El Toko

  • Tarpan

  • Mungo

  • Pincha para ver un vídeo.


  • Os recomiendo que os metáis en la página del grupo para ver más fotos de mucha más calidad.

    Y mientras ellos tocaban llegó Wouter con Anais. Estuvimos viendo la banda y luego nos tiramos en el suelo porque estábamos reventados; Wouter había pasado una semana metido en una casa con su equipo de fútbol durante una semana, las cosas que le gustan a Wouter... me lo imagino bebiendo cervecitas para desayunar y a saco, vamos.

  • Aquí Wouter y Anais... Joer, qué guapos han salido!


  • Escuchamos a las otras bandas, comimos, bebimos más... y a eso de las 23:30 salimos de allí para coger un autobús que ya había pasado, por lo que hicimos el camino a la estación andando... y luego con Sandra hasta la casa de Johannes, 7 km. con frío y cansados, vamos, una excursión! xDDD

    Al día siguiente decidimos ir a Bruselas. Fuimos a casa de Wouter y empezamos a buscar la manera de volver a Alemania ya que no teníamos billete de vuelta. Grave error, porque los trenes estaban llenos y casi nos tenemos que quedar allí a dormir, pero al final pillamos un tren hasta Köln y de allí a casita.

    Una vez con el billete arreglado Sandra y yo dimos una pequeña vuelta por Bruselas. Le fui enseñando todo y repitiendo la visita turística que me dio Wouter, explicándole los mismos hechos históricos y las leyendas urbanas... Sandra flipó y le repitió a Wouter y a Anais varias veces que se había equivocado de país para vivir, que le gustaba más Bélgica... y con razón ;).

    Y bueno!!! eso es todo amigos. El próximo post (si no pasa nada importante por medio) será...

  • Minden, ese oscuro agujero

  • Comentarios: Publicar un comentario

    Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]





    << Página principal

    This page is powered by Blogger. Isn't yours?

    Suscribirse a Entradas [Atom]